Archivo de la categoría: recetas

Instrucciones para recibir un año nuevo o de cómo seducir a la vida los próximos 365 días

Estándar


Como no podia ser de otra forma vengo para despedir el año en tus ojos, sí yo también estoy ansiosa por abrazar el que viene.

Sé que que lees has tenido un año intenso, lleno de pensamientos nuevos que se te enredan  en las orejas y a veces no te dejan escuchar con atención, pero no te preocupes todo pasa. . .

También , que querías volar en tu propia nube has encontrado algunos baches en el camino pero es que para quien se atreve a verse siquiera las alas todo cambia rápido. . .

Puede que incluso que pensabas que tenias una espalda a prueba de miedos hayas tenido que reconocer que a veces hay que sentarse y re-dibujar prioridades separando lo importante de lo urgente. . .

No, no me olvido tampoco de ti, que caíste en el abismo de un mar de dudas y que casi te ahogas tragándote las respuestas de otros hasta que encontraste la tuya propia que le devolvió el aire a tus tristes pulmones. . .

Y ¿cómo no acordarme de ti? que pariste una nueva criatura, sea cual sea su forma, y entendiste que no hay nada más especial que lo que sale de lo más profundo de tu centro. . .

Y sí, yo sé que también , que te acercas aquí con el corazón guardado en una caja y latiendo desafinado buscas en los próximos 365 días un ritmo con el que acompasarte. . .

Querido lect@r, no importa como haya sido el 2011 porque ya es pasado, como la primera línea que leíste de este texto. Concéntrate en el año que esta por llegar y en saber seducirlo como solo TÚ sabes. . .

Para que empieces bien el año aquí te dejo unas instrucciones a modo de sugerencia, la que aquí vive no se hace responsable de los efectos secundarios, aunque espero que sean muchos y buenos! :)

Instrucciones para recibir un nuevo año

1. Ponga los pies en remojo, en compañía de doña Soledad, con agua tibia, un poco de aceite de salud, azúcar y sal como la vida misma. Mientras, escriba 12 deseos que le gustaría cumplir en el año entrante, es importante que lo haga con su sabor o sabores favoritos.Nota: No se asuste si siente que sus alas se empiezan a desplegar, es un efecto secundario muy poderoso que surge de la combinación de estos dos pasos.

2. Organice una cena donde no falten las personas que, al menos esa noche, vean la misma luna llena que usted (aunque ésta no se vea), no es necesario que cumplan la condición de ser familiares o amigos, está permitido (y muy aconsejado) improvisar.

3. Que no falten entre los invitados ni la risa, ni la tristeza, siéntelas juntas por favor, pues aunque no se haya dado cuenta son intimas desde que nacieron y las invite o no aparecerán de todas formas.

4. Prepare la casa con un aroma sutil de buena esperanza de esos que cuando se cierran los ojos despiertan alas, corazones y sueños dormidos.

5. Cocine frutas y verduras de la época para contagiarse de las emociones naturales intentando que exista la máxima variedad de colores para que nadie se aburra o para que cada cual se sienta identificado.

6. Use para vestirse sus mejores energías porque de usted depende, en esta noche, ser capaz de seducir con éxito a la vida, en particular al último invitado de su celebración, el nuevo año que tocará a su puerta.

7. Casi a media noche ponga una música bailable con la que descalzar las caderas para poder sentir el ritmo natural de la tierra. Este es el momento perfecto también para abrir puertas y ventanas, lo que tenga que irse se irá y lo que tenga que llegar, llegará.

8. Si aún está mareado del punto anterior no se preocupe, es normal para quien se atreve a sentir por primera vez que la tierra se mueve. Mire al cielo y cuente por última vez (en el año que se va) las estrellas. Es saludable para acompasar el corazón con el ritmo de uno mismo.

9. Por fin llegadas las campanadas olvide las uvas y devore, saboreando, los 12 sueños (que escribió mientras se remojaba los pies) que sean los que quiera cumplir en el año entrante y hágalo mientras tiene levantado el pie con el que quiere dar la bienvenida a un. . .

10. . . .¡FELIZ AÑO! ¡Abrace usted con fuerza la vida que acaba de seducir durante los próximos 365 días!

¡Mis mejores deseos para este nuevo año!¡ Que esté lleno de besos, abrazos, cuentos y lo que TÚ más quieras!

Post Relacionados:
Que seas Feliz!
De consejos y deseos, deseos y consejos
Feliz 2011 con-sentido!

…a veces…
que seas Feliz
aunque sea solo eso
un instante…

Del amor, la vida y las lentejas

Estándar

Querida hermana, si TÚ la rubia:

Querida hermana, si TÚ la morena:

No sabes lo feliz que me pongo cada vez que recibo noticias tuyas desde donde estás. Ya veo que estás aprovechando muy bien el tiempo haciendo cosas sin parar, yo también creo que el día debería tener mas de 24 horas ¡pero nada!

Ya falta muy poco para las Navidades y se me hace raro pensar que no nos vamos a ver, ninguna de las tres. Se que estarás conmigo en cada lugar que visite del otro lado del océano y sé que yo estaré contigo acompañándote en cada aventura o en cada soledad. A veces pienso que a pesar de las distancias que nos separan estamos mas cerca que mucha gente que se ve todos los días…Y por hablar de días yo también cuento los días para ese viaje nuestro, solo “sisters” que haremos el año que viene…¡que ganas tengo ya!

Me anima saber que estas saliendo con un chico que realmente te gusta pero qué pena que sientas que él no parece estar muy decidido a avanzar con la relación. Hoy en día la vida es más complicada para mantener relaciones estables pero también es más fácil conocer más gente ¿verdad? ¿Y cómo se te ocurre pedirme una receta para invitarlo a comer? Sabes que lo mío es simplemente bailar nada de cocinar o ¿es que no te acuerdas? En cualquier caso se me ha ocurrido que lo mejor será que le prepares unas lentejas, sí lentejas,  son fáciles de hacer (¡hasta yo puedo hacerlas!) y son perfectas para que os conozcáis bien, ahora te explicaré cómo. Para hacerlas solo necesitas los siguientes ingredientes: un ajo puerro, algunos tomates, un pimiento verde y las lentejas.

Para comenzar lo mejor es animarte así que ponte algo de música y alguien que te cante, así ya podrás empezar con alegría a cocinar. Después de lavar bien las verduras  pones una olla al fuego con apenas un poco de aceite. Cómo habrás visto cada ingrediente tiene un color, el ajo puerro es blanco como el invierno, el pimiento es verde como la primavera, los tomates bien rojos como los veranos y las lentejas son castañas como el otoño. Al añadirlos lo harás despacio y pondrás un poco de cada una de tus estaciones concentrándote en diferentes aspectos de ti. Junto con el ajo puerro, que será el primero en saludar a la olla, le vas poniendo también una pizca de tu soledad, de tus días mas fríos, esos en los que no te apetece hablar ni ver a nadie ¿ya le has contado que a veces lloras, huyes y te escondes? Con el pimiento verde añadirás un chorro generoso de buenas energías, de imaginación, de la cantidad de cosas que haces, lo dispersa que eres, de los recuerdos de tus viajes y de las ganas de subir montañas ¿le has contado ya todos los lugares que has visitado? Cuando pases a los tomates le pondrás sin falta una pizca de las ganas de trasnochar que te dan cuando sientes que llega el tiempo de playa, de lo que disfrutas pensando en la cantidad de gente que has conocido y de paso le das un toque especial añadiendo todos los idiomas en los que eres capaz de decir “hola” y “perdón”. Debes hacer esto usando tus mejores dotes de seducción, el calor más tierno y mucha pasión. Para terminar, al añadir un vaso de lentejas, ponle unas gotas de melancolía, de hojas de los árboles caídas mientras haces balance de todas las estaciones y de tu vida, pones también un puñado de tus amigos y tu familia. Ahora solo te falta cubrirlo todo con agua y risa y dejar que todos los ingredientes se vayan cocinando sintiéndose libres. Espera unos cuarenta y cinco minutos y estarán listas. Lo mejor es que las cocines la noche anterior para que se empapen del olor de tu casa y se impregnen del sabor de tus sueños durante la noche.

Sobre los condimentos y las especias, querida hermana, tendrás que descubrirlo TÚ, arriesgándote a probar si te gusta con ajo, cebolla, quizás pimienta, quizás un poco de azúcar, una hoja de laurel. . .como lo harías con las pequeñas cosas de la vida o del amor.

Siéntate en frente de él, para que puedas mirarle bien a los ojos y ver su reacción. Como una vez leí en alguna parte:

“la vida es como las lentejas o la tomas o la dejas”

Él te conocerá mejor pero también se trata de que descubras su actitud frente a la vida. No se te vaya a olvidar servir alguna bebida alegre que refresque el alma, la mente y sobre todo el corazón. Acompaña el almuerzo con buena música de esa que hace que te vayas enredando y se vaya tejiendo una buena conversación y cuando te das cuenta estás dándole rienda suelta a la pasión. . .

Me despido ya esperando que tengas una buena semana y todo salga bien. . . ¡ya me contarás!

Te quiere con locura, sí a ti la morena, sí a ti la rubia:

Tu hermana mayor

PD: Papá está bien como siempre pero mamá te echa mucho de menos, llámala si puedes.

¡Besos!

y no te olvides de oler las flores…

PD para el lector: espero que aproveches TÚ también esta receta, si es que en algo te pueda servir y compartas conmigo hoy un guiño especial que les dejo aqui a mis hermanas. . .

Un toque de canela

Estándar

un toque de canela
Me gustan los domingos en España, los domingos de verano con paella y El País Semanal

Me gusta escaparme de vez en cuando y pasar la frontera sin que nadie me vea y llegar a esa casa donde me esperas TU con tus plantas y TU deliciosa paz que nos hace sentir a muchos como si al llegar a ese rincón de Extremadura estuviésemos llamando a las puertas del cielo…

Me gustan los desayunos al sol, las tardes en el patio poniendo al día las conversas y me gustan mucho las sobremesas de película como la de este domingo con un toque de canela

Estoy convencida de que la cocina, aunque no soy muy buena cocinera, tiene poderes milagrosos en nuestro estado de ánimo y sin duda una vez mas una historia como ésta me ha llevado a otros lugares y me ha dejado ese sabor dulce y amargo que dejan siempre las cosas buenas…

En medio de un conflicto heredado entre griegos y turcos el pequeño Fanis descubre de la mano de su abuelo las propiedades de las especias y ademas su relación con la astronomía. A los 7 años se ve obligado a dejar Estambul para vivir en Grecia y a sus 40 años, cuando ya es un consagrado profesor de astronomía hace ese viaje a la inversa. Fanis conduce al espectador en un delicioso paseo por los sentidos, el amor, los corazones divididos, así como el tuyo, así como el mio, por las reglas que establecen lineas que dividen los territorios y las pequeñas cosas escondidas de la vida que él nos va mostrando con pequeños trucos…

Una de mis escenas favoritas es cuando Fanis cuenta que su abuelo decía que la palabra Gastrónomo contiene la palabra astrónomo y así las clases de astronomía contenían especias. Mientras el abuelo le da especias para probar le pide a Fanis que vaya pensando en astros y así él relaciona la pimienta con algo caliente, el sol, la canela con venus porque es dulce y amarga como todas las mujeres, la sal con la vida y la tierra, porque ambas necesitan la sal para ser mas sabrosas. Ademas le dice también que no deje de ver las estrellas para encontrar las cosas ocultas, le dice  que en la vida como en las estrellas hay cosas que no se ven , y  esto sucede como en la comida que tiene condimentos como la sal que no se ve pero se siente

Después de haber conocido esta historia tendré que cambiar la receta de mis albóndigas y añadirle un toque de canela porque según el abuelo de Fanis, la canela hace que la gente esté mas comunicativa y que se mire a los ojos

Mientras regresaba escondida esta mañana, volviendo a cruzar esa línea imaginaria, vi como algunos pueblos de un lado y de otro despertaban, vi como ponían las calles, las luces se apagaban y como los amantes escondidos volvían a sus casas, con ese sabor agridulce de haberle robado una noche mas al tiempo y de no saber si mañana podrían volverse a escapar…mientras todo eso sucedía y yo seguía viajando escondida recordaba a Fanis y a su eterno amor bailando para él. Ella se movía feliz porque él había compartido con ella el secreto para cocinar mejor, era simplemente un toque de canela

Aquí te dejo un vídeo donde puedes ver algunas escenas, no está en español pero en el minuto 1:26 podrás ver como Fanis le pide que baile para él a cambio de revelarle su secreto de cocina…


…a veces…

intentando descubrir

las cosas ocultas de la vida

como la sal de la comida

que se siente pero no se ve…

 

Cocinando con Afrodita

Estándar

Cocinando con Afrodita

Cocinando con Afrodita

No me gusta mucho cocinar, pero esta no es la mejor forma de empezar un post para TI, verdad?

Una de las cosas que me he propuesto para este año es la de cocinar mas, al menos una vez a la semana, como me aconsejaste. Así que hoy, después de un día complicado en el que el trabajo se acumuló y tengo un computador nuevo que aun estoy configurando y por alguna extraña razón se me resiste , me decido a llevar a cabo esta iniciativa.

Por eso hoy  te traigo aquí una receta simple y sin pretensiones de ser algo super especial  pero que haciéndola con muy buen ritmo puede quedar deliciosa…

Lo primero convéncete, la comida cocinada por ti tiene un sabor especial porque en cada ingrediente tienes que poner un poco de lo que TÚ eres…así que manos a la obra!

Los ingredientes para unas albóndigas como yo las hago son los siguientes:

Albóndigas, procura que sean bastantes así tendrás para congelar
1 cebolla
1 pimiento verde
algunas zanahorias
algunas patatas
algunos tomates
y otras cosa que irán surgiendo mientras te cuento como las puedes hacer y lo que se te ocurra…

Para comenzar ponte ese repertorio de música que te gusta, en mi caso de Salsas y música latina para que  el buen rollo surja y los sentimientos lleguen al plato final y porque ademas como dice la canción “Sin salsa no hay sabor, ni deseos, no hay bolero sin amor…” así que ya sabes que no te falte la rumba! . También te puedes tomar una cervecita, un zumito o una copita de ese vino blanco que después vas a ponerle a tu plato…

Comienza por cortar la zanahoria, que al final es lo que mas se demora  y a mi es lo que menos me gusta cortar. Mientras lo haces la música va sonando y los sentimientos van fluyendo. . .  y te van dando ganas de bailar. . .  y Cabas te recuerda que puedes mover tus caderas porque te canta “de nuevo te siento cerca, mis ganas se alvorotan, me provocas con tu cumbia, me embriagas de tu aroma…”

y bebes un poco de esa cervecita a mi salud!

Dejándote llevar por su ritmo buscas una sartén o un recipiente grande donde poner a cocinar las albóndigas y si quieres das una vueltica y un pasito adelante y otro atrás mientras vas de un lado a otro de la cocina…

Ya lo tienes? Bien, le pones un poco de aceite y enciendes el fuego y cuando este mas o menos caliente puedes poner todas las albóndigas para que se vayan dorando. Dándole algunas vueltas te acuerdas de la última vez que saliste a bailar y sonríes porque te divertiste muchísimo…sí sobre todo cuando decidiste que querías que él bailara contigo y ni dudaste en ir a buscarlo… fue el mejor momento de la noche! Y sigues dorando las albóndigas y Maelo Ruiz te trae esa canción de hace tanto tiempo que dice  “Regalame una noche” y piensas que la próxima vez que la veas será eso lo que le vas a decir…

y bebes otro poquito de lo que mas te guste y sigues bailando…

Ahora que las albóndigas se están dorando aprovechas y cortas el pimiento verde bien pequeñito y piensas en la primavera, en el verano, en lo bien que te sientes cuando llegan los días mas largos y la temperatura sube y tienes ganas de estar en la calle…y te ríes pensando que soñar no cuesta nada!

Después de echarle un vistazo al fuego te pones con la cebolla y sí, aprovechas para llorar porque la vida no es fácil y a veces no te sonríe y te acuerdas de aquel amor que ya no volverá y el Grupo Caneo te canta “…quien piensa en ti?, quien te ha robado tu mirada feliz?, quien te ha cambiado tu ilusión por dolor?, quien se ha llevado tu momento mejor?…” y no puedes evitar sentirte triste porque te hace falta estar con tus amigos pero están lejos …

Cuando vuelves a ver el fuego las albóndigas están listas para recibir algunos sentimientos y les pones la cebolla para librarte de todo lo malo, para que se quede allí cocinándose, evaporándose y dejando solo el sabor y el recuerdo pero nada de dolor…

El sonido se vuelve mas alegre y poco a poco te vas moviendo al son de  Chichi Peralta que  te canta “..Procura coquetearme mas y no reparo de lo que te haré…” y sigues echando ingredientes al fuego, primero el pimiento y después la zanahoria y lo mezclas bien al ritmo de tu cuerpo …y le vas poniendo “mucho QUEREME” como le pones cuando me haces esas pastas deliciosas con las que me sorprendes a veces…

“…procura mujer coquetearme despacio
procura mujer que yo caiga en tus brazos…”

Llega el turno de las patatas y las pelas y las cortas a tu gusto. Después los tomates, lo mejor córtalos bien finitos y los pones al final cuando ya este todo dentro del recipiente

Mientras bebes otro poquito Mauricio y palodeagua te cantan  “…esa muchachita, como nadie es ella, la que yo llevo en el alma, solamente es ella la que me llena de calma, esa muchachita es el amor que a mi me llama…”

Una vez que ya tienes todos los ingredientes principales vamos a los toques especiales para darle un poco mas de sabor, los condimentos los dejo a tu gusto, yo solo le pongo un poco de tomate frito, para darle color y sabor, un poco de sal, un poco de AZÚCAR, para quitarle la acidez al tomate y para que el plato tenga un ligero sabor dulce, como esos momentos que son inolvidables,  como . Por último un poco de agua que cubra mas o menos todo y vino blanco según gusto.

Mientras te acabas la bebida y dejas que los ingredientes se mezclen entre ellos y con los sentimientos puedes seguir dejándote llevar por la música…

Gilberto Santa Rosa  te canta:

“…hace tiempo que no me enamoro, voy a entregarme en cuerpo y alma…

, si viene el amor que venga, que venga y no se detenga, no voy a ser egoísta, le entregaré lo que tenga…”

y seguir soñando que mañana las cosas estarán mejor, que vas a tener un buen día en el trabajo, que ella te va a llamar para decirte que te extraña, que él te irá a buscar al final del día para darte una sorpresa y que vas a comer mejor y a seguir alimentando todo lo que sientes porque eso es lo que te hace sentirte viv@…!

Te dejo aquí unos versos del libro de Isabel Allende, que hace mucho tiempo leí y me inspiró, a lo mejor a ti también te sirve para cocinar mas veces o te inspira para otras cosas…

Afrodita, cuentos recetas y otros afrodisíacos

El libro comienza así…

“Me arrepiento de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana”,ya que “la sexualidad es un componente de la buena salud, inspira la creación y es parte del camino del alma. . .Por desgracia, me demoré treinta años en descubrirlo”.

a veces cocinera

a veces bailarina

Espero que te guste…!

Te lo dedico a TI, mi compañera de aventuras y casa desde hace un año, por lo bien que lo pasamos ayer cocinando y porque mientras estaba mas callada no imaginabas que estaba ya pensando en este texto…Gracias por estar ahí!